Los alimentos ecológicos han generado en Europa un total de 33.500 millones de euros en 2016 lo que supone un 11,4% más con respecto al año anterior.  Así lo ha publicado el anuario «El Mundo de la Agricultura Ecológica. Estadísticas y tendencias emergentes 2018», que destaca el crecimiento del 22% del consumo en Francia (6.736 millones de euros), que se sitúa detrás de Alemania (9.278 millones) y sobre Italia (2644 millones de euros).

Entre los datos que refleja el estudio – desarrollado por el Instituto de Investigación por la Agricultura Ecológica (FiBL, por sus siglas en Alemán) y la Federación Internacional de Movimientos de Agricultura Orgánica (Ifoam, por sus siglas en inglés) – destaca el crecimiento de la superficie cultivada, que aumenta hasta un total de  13,5 millones de hectáreas, de los 12,1 millones que pertenecen a la Unión Europea.

Con más de dos millones de hectáreas, España se posiciona como principal país agricultor de alimentos ecológicos, seguido de Italia con 1,8 millones y de Francia, con 1,5 millones.  Además, el porcentaje de superficie dedicada a la producción eco se sitúa en el 2,7%, creciendo hasta un 6,7 % en la Unión Europea.

Producción y comercialización ecológica de La joya de la corona

La producción y comercialización ecológica de La joya de la corona crece para satisfacer al consumidor la demanda actual de alimentos saludables, a la vez que se realiza desde una única premisa, la sostenibilidad.

De esta forma, todas las frutas y hortalizas ecológicas de La joya de la corona cumplen con el «Reglamento Ecológico Europeo», la acreditación que asegura que no hemos usado pesticidas, fertilizantes químicos, ni tampoco transgénicos. En cambio, en La joya de la corona cuidamos las cosechas con productos naturales como la proteína no tóxica Harpin AB, que activa sistemas de crecimiento y reproducción, además de sistemas de defensa naturales de las plantas ante el ataque de posibles enfermedades. La forma más sostenible por la que optamos para ganar eficiencia en los cultivos y aumentar la producción.